Aurora Venturini- Delirante Iniciación

,

Escribió unos 30 libros pero fue una autora prácticamente secreta hasta que, en 2007 y a los 85 años, ganó un premio de novela con "Las primas".


Aurora Venturini
Nació en 1922, fue amiga personal de Evita y vivió 25 años en París. Peronista ferviente, amiga íntima de Evita, autoexiliada en París después de 1955, amiga de Violette Leduc, Simone de Beauvoir, Sartre, Camus, Ionesco, Juliette Gréco, entre otros miembros de la bohemia y la intelectualidad francesas, viuda del historiador Fermín Chávez, condecorada con la Cruz de Hierro del gobierno francés. Son algunos rasgos de esta narradora, ensayista y traductora, que llevó adelante una obra de circulación restringida, hasta que en 2007, a sus 85 años, Las primas obtuvo el Premio de Nueva Novela Página/12.


Aurora Venturini nació en La Plata en 1922, en la universidad de esa ciudad estudió Filosofía y Ciencias de la Educación, disciplina que ejerció en el Escuela Normal Antonio Mentruyt de Banfield. Fue asesora en el Instituto de Psicología y Reeducación del Menor, donde conoció a Eva Perón.

En 1948 recibió de manos de Jorge Luis Borges el Premio Iniciación, por su libro El solitario. Formó parte de las Ediciones del Bosque, junto con otros importantes escritores platenses. Luego estudió Psicología en la Universidad de París, ciudad en la que se radicó durante 25 años tras la Revolución Libertadora. En Sicilia fue premiada con el Pirandello de Oro e hizo amistad con Salvatore Quasimodo.

Tradujo a poetas como Isidore Ducasse, François Villon y Arthur Rimbaud, y recibió por esas traducciones la condecoración de la Cruz de Hierro que otorga el gobierno francés. Es autora de más de 30 libros –Carta a Zoraida. Relatos para las tías viejas (1964), Pogrom del cabecita negra (1969), Jovita la osa (1974), La Plata mon amour (1974), Poesía gauchipolítica federal (1994), 45 poemas paleoperonistas (1997), Alma y Sebastián (2001), Racconto (2004), Bruna Maura-Maura Bruna (2006), y una antología personal editada en 1981, entre otros–, todos ellos prácticamente desconocidos fuera de su ciudad.


Ella dijo
–Aurora, ¿por qué tantas ediciones de cabotaje? ¿Por qué ninguna novela en alguna editorial importante?
–Porque no me gusta pedir. Y, mucho menos, que me digan que no.

Liliana Viola, "Radar", 9 de diciembre de 2007.

Se dijo de Ella
Novela única, extrema, de una originalidad desconcertante, que obliga al lector a hacerse muchas de las preguntas que los libros suelen ignorar o mantener cuidadosamente en silencio.
Jurado del Premio de Nueva Novela Página/12, integrado por Juan Ignacio Boido, Juan Forn, Rodrigo Fresán, Alan Pauls, Sandra Russo, Guillermo Saccomanno y Juan Sasturain.

Una novela escrita con enfermiza genialidad por un personaje femenino que parece sostener el monólogo faulkneriano de una persona ligeramente retrasada, tal vez enajenada (...) una historia delirante de iniciación ambientada en unos equívocos años cuarenta, que despliega el mundo tortuoso de una familia disfuncional de clase media baja de la ciudad de La Plata.
Enrique Vila-Matas, "Venturini se aventura", "El País", Madrid, 23 de diciembre de 2007.

Las primas

Mi mamá era maestra de puntero de guardapolvo blanco y muy severa, pero enseñaba bien en una escuela suburbana donde concurrían chicos de clase media para abajo y no muy dotados. El mejor era Rubén Fiorlandi, hijo del almacenero. Mi mamá ejercitaba el puntero en la cabeza de aquellos que se hacían los graciosos y los mandaba al rincón con orejas de burro hechas de cartón colorado. Raramente un malportado reincidía. Mi madre opinaba que la letra con sangre entra, en tercer grado la llamaban "la señorita de tercero" pero estaba casada con mi papá que la abandonó y nunca volvió a casa a cumplir obligaciones de pater familia. Ella asumía tareas docentes turno mañana y regresaba a las dos de la tarde. La comida ya estaba hecha porque Rufina, la morochita que oficiaba de ama de casa, muy consecuente sabía cocinar. Yo estaba harta de puchero todos los días. En el fondo cacareaba un gallinero que nos daba de comer y en la quintita brotaban zapallos milagrosamente dorados soles desbarrancados y sumergidos desde alturas celestiales a la tierra, crecían junto a las violetas y raquíticos rosales que nadie cuidaba, ellos insistían en poner la nota perfumada en aquel albañal desgraciado. Nunca confesé que aprendí a leer la hora en las esferas de los relojes a los 20 años. Esta confesión me avergüenza y me sorprende. Me avergüenza y sorprende por lo que ustedes sabrán de mí después, y vienen a mi memoria muchas preguntas. Especialmente viene a mi memoria la pregunta: ¿qué hora es? Verdad de verdades. Yo no sabía la hora y los relojes me espantaban como el rodar de la silla ortopédica de mi hermana. Ella, más cretina que yo, sí sabía leer la esfera de los relojes aunque ignorara leer en libros. No éramos comunes, por no decir que no éramos normales. Rum... rum... rum... murmuraba Betina, mi hermana paseando su desgracia por el jardincillo y los patios de laja. El rum parecía empaparse en las babas de la boba que babeaba. Pobre Betina. Error de la naturaleza. Pobre yo, también error y más aún mi madre que cargaba olvido y monstruos. Pero todo pasa en este mundo inmundo. Por eso no es lógico afligirse demasiado por nada ni por nadie. A veces pienso que somos un sueño o pesadilla cumplida día a día que en cualquier momento ya no será, ya no aparecerá en la pantalla del alma para atormentarnos.

..................................................

Y así fuimos cumpliendo años, pero yo asistía a clase de dibujo y pintura que el profesor de Bellas Artes opinó que sería una plástica importante a causa de que por ser medio loquita dibujaría y pintaría como los extravagantes plásticos de los últimos tiempos.

Fragmento de "Las primas", Editorial Sudamericana, 2009.

Reedición

La Editorial Sudamericana acaba de reeditar Las primas, con la que Aurora Venturini ganó en 2007 el Premio de Nueva Novela Página/12.

Ver nota en el diario La Voz del Interior

7 comentarios to “Aurora Venturini- Delirante Iniciación”

  • 06 julio, 2009 18:48
    Silvia says:

    Hola, María Teresa. Muy bueno el blog. Yo sabía lo del último premio a la Venturini porque un día me metí en tu sitio web y la encontré en la sección narradoras. Aurora Venturini de Varela en el 73 fue mi profe de sicología en la Mentruyt de Banfield. Y recién la descubrí como escitora en tu sitio. Qué linda sorpresa. Fue un encanto de profesora. Pero en ese momento uno ni sospechaba de la vida de esta mujer fuera de la escuela. Ahora quiero leer Las primas.
    Un cariño,
    Didi Grau

  • 10 julio, 2009 12:57

    María Teresa:

    Felicitaciones por su blog! Esta muy bueno.

    Aprovecho para comunicarle que hemos publicados su poesia Peras en nuestro Blog

    Cariños


    Nicolás




    1893 Casa de Ahumados



    Córdoba - Argentina



    www.1893casadeahumados.com.ar



    blog.1893casadeahumados

  • 11 julio, 2009 17:26
    laura says:

    Un hallazgo este blog! felicitaciones María Teresa y gracias por tanto material valioso. Un abrazo desde Montevideo. Laura

  • 06 febrero, 2010 06:13
    Samuel says:

    que suerte que el página 12 nos dió la oportunidad de conocerla!! www.pagina12.com.ar/diario/.../radar/9-4296-2007-12-09.html
    mujer, audaz, inteligente y peronista!! Fue la última compañera de Fermín Chávez.
    Gracias María Teresa por difundir buena pasta y seguí con el Blog que está interesante.
    Samuel

  • 07 octubre, 2010 15:32

    María Teresa, agradezco la oportunidad que nos brindás de leer buena literatura en tu blog y tu tarea de hacer conocer narradoras argentinas. me gusta mucho saber de ellas, ahora trataré de leer Las primas, pero a Paraguay llegan pocas novedades de ese tipo. Hace dos años descubrí a Alicia Brunstein y me parece genial lo qeu escribe. Me llamo Lita Pérez Cáceres y soy narradora paraguaya, tengo publicados unos 12 libros , pero como me crié en Buenso Aires, añoro ela ire de allí y...las letra porteñas. Cariños, Lita.

  • 24 febrero, 2013 21:21
    Adalberto says:

    Yo también fui alumno de la señora de Varela, como le decíamos en la Escuela Normal de Banfield. Siempre recuerdo cómo me conmovían sus clases por la profundidad de sus ideas. Espero que este comentario agradecido llegue a ella de alguna manera.

  • 25 noviembre, 2015 08:59

    Querida Teresa. Muy interesante el blog. Leí este fragmento y me pareció fantástico. No había leído nada de ella. Este fragmento me sirve para que la psicopedagoga trabaje en el taller de "igualdad de género" ( junto con la profesora de literatura y sociología), porque te dispara para que ellos continúen el texto como se imaginen la vida de esta mujer, ¿no?. Ya estamos trabajando "Veladuras"

Publicar un comentario en la entrada

 

Blog de Narradoras Argentinas Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger Templates