Patricia Suarez -

,

Esta narradora y dramaturga de frondosa producción y notable manejo del humor, acreedora de numerosos premios, incansable buscadora de rarezas literarias, explora la palabra en todas sus dimensiones, desde la novela o el cuento hasta la dramaturgia, sin privarse de la poesía, los libros para niños o las comedias románticas por entrega para teléfonos celulares
desde que, en 2005 y 2006, Movistar lanzó dos novelas suyas por SMS. Su versatilidad para contar historias en distintos formatos y para gente de todas las edades, parece no tener límites.
Afirma que escribe sin disciplina, azotada por momentos de creatividad y que, si escribir la angustia, es porque el material está vivo.

Patricia Suarez
Nació en Rosario en 1969. Hija de un matrimonio mixto, recibió educación religiosa judía, católica y metodista Hizo estudios de Psicología y Antropología en la Universidad Nacional de Rosario y de dramaturgia con el maestro Mauricio Kartun. En 1994, conoció al escritor Elvio Gandolfo, quien la animó a escribir, ese mismo año publicó su primer cuento en la revista V de Vian y en 1997 recibió el Premio Haroldo Conti para Jóvenes Narradores de la Provincia de Buenos Aires y el Premio Monte Ávila por el cuento para niños Historia de Pollito Belleza. Publicó las novelas Aparte del Principio de la Realidad (Editorial Municipal de Rosario, 1998) Perdida en el momento (Premio Clarín de Novela 2003), Un fragmento de la vida de Irene S. (Colihue, 2004), Álbum de polaroids (La fábrica, 2008), Causa y efecto (Punto y Aparte, 2008) y Lucy (Plaza y Janés, 2010), los libros de cuentos Rata Paseandera (Bajo la Luna, 1998), La italiana (Ameghino, 2000) y Esta no es mi noche (Alfaguara, 2005), los libros de poemas Fluido Manchester (Siesta, 2000), Late (Alción, 2003) y Secreto desencanto (Vox, 2008) y numerosos libros para niños, entre los que se encuentran Historia de Pollito Belleza (Monte Ávila, 1999), El Cochero Rata (UNL, 2003), Habla el Lobo (Norma, 2004), Amor Dragón (Alfaguara, 2007), Habla la Madrastra (Norma, 2009) y la novela Las memorias de Ygor (Colihue, 2004). En 2005 y 2006 la compañía Movistar lanzó por SMS dos comedias románticas para adolescentes: Switch y Bonus Track, convirtiéndola en la primera escritora latinoamericana de novelas para celular. Como dramaturga escribió, entre otros, Valhala, la trilogía Las polacas, (Premio Fondo Nacional de las Artes 2001, nominada al Premio Trinidad Guevara), La Varsovia (Premio Instituto Nacional de Teatro 2001), Edgardo practica, Cósima hace magia (premio Scrittura de la Differenza), Roter Himmel (Premio Argentores a la Producción 2005),  La Bambola (Premio del Instituto Nacional de Teatro, 2007), las dos últimas escritas junto a María Rosa Pfeiffer. Recientemente estrenó La tarántula dirigida por Héctor Oliboni en el Teatro del Pueblo y Negra leche del alba bajo la dirección de Corina Fiorillo en el Teatro Tadrón. Entre innumerables distinciones, recibió el Premio Fondo Nacional de las Artes, el Premio Instituto Nacional de Teatro, el Premio Secretaría de Cultura de la Nación (2001), el Premio Clarín de Novela (2003), el Premio Argentores y los premios Revista Cosecha Ñ, 2007 y Mario Vargas Llosa NH de Relatos, 2005.

Se dijo de ella
… En los relatos de Suárez, las voces de las niñas parecen aportar no sólo los materiales imaginarios sino también el tono y el lenguaje de la ficción. Un poco al modo de esos juegos en que las chicas toman el té en tacitas invisibles y charlan animosamente como si fueran adultas, aquí las frases se demoran, burbujean, intrigan en el paladar con el fin de prolongar el ritmo de la narración o de regodearse en la mentira.  Walter Cassara, La Nación, Buenos Aires, 25 de septiembre de 2005.

La novela (Perdida en el momento) juega con un fenómeno frecuente en las narraciones escritas por inmigrantes: la extrañeza lingüística. De allí las oscilaciones de un idioma a otro, entre castellano e inglés, o la inclusión de regionalismos del castellano. Pablo Ingberg, La Nación, Buenos Aires, 22 de febrero de 2004.


Ella dijo

Cuando converso con alguien anoto mentalmente diálogos, historias posibles: todo me parece escribible. No lo puedo evitar. Mi cerebro se formateó así. Un personaje de Somerset Maughan en  La luna y seis peniques dice: "La vida era un pretexto para escribir". Araceli Mariel Arreche http://www.generacionabierta.com.ar/notas/42/suarez.htm
Yo no tengo disciplina. Parece que sí porque escribo mucho, pero no tengo disciplina, y menos con los cuentos. Nunca. …(…)…Igual, yo sigo viviendo como misteriosa la escritura, como momentos muy frágiles. Frágiles en el sentido de que te sentás a escribir, está todo bien, y ves que te pasan por debajo de la puerta la cuenta del teléfono y ya está, se terminó el cuento. Entrevista realizada en agosto de 2006 en el barrio de San Telmo, Buenos Aires. http://www.audiovideotecaba.gov.ar/areas/com_social/audiovideoteca/literatura/suarez_texto_es.php
Si querés ser un buen escritor tenés que abrir la cabeza. Y abrir la cabeza te sirve en la vida. Entrevista de Laura Rosso. Las 12. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-6654-2011-07-29.html

Dos inéditos de Patricia Suarez

Pornografía para osos panda

Desde 2008, en la Reserva Natural Nacional Wolong, en Chengdu, China, el zoólogo ShuiXian insiste en un Programa para la Reproducción Natural de Osos Pandas en Cautiverio. El mismo consiste en exhibir a los osos panda gigantes vídeos porno de otros osos durante el apareamiento, con los fines de motivarlos y enseñarles a los espectadores panda a hacerlo con las hembras en celo que les sean ofrecidas para la reproducción. Los pandas en cautiverio, no sólo pierden el deseo sexual, sino que olvidan el modo en que deben reproducirse. Además, el hecho de que el panda posea el pene demasiado corto y la hembra la vagina demasiado larga, dificulta la reproducción natural. Hasta ahora, el Programa es exitoso con el panda de Sechuán, Pú Gong Ying, actualmente de casi diez años de edad, cuya excitación tras la visión de los vídeos lo llevó a montar las tres hembras del Zoológico de Beijing que fueron puestas a su disposición. De las tres hembras en cuestión, dos quedaron preñadas y sus crías fueron saludables al momento de nacer. Por lo cual, el programa ideado por Shui Xian, podría considerarse un 70% exitoso y llegaría a reemplazar la inseminación artificial, método que se lleva a cabo en todos los zoológicos del mundo que cuentan con osos pandas. Sin embargo, a pedido de un tribunal de bioética, Shui Xian tendrá que afrontar un juicio en el cual la esposa del zoólogo, la señora Xian, acusó a su esposo de administrarle en secreto Viagra al animal. La señora Xian declaró que el Viagra utilizado con el oso panda, era la misma prescripción que usaba su esposo, a lo largo de una década de matrimonio y que ahora el “romance” en la pareja estaba decayendo. Por orden del Tribunal, se suspendió la exhibición de pornografía para los osos. Sin embargo, en las últimas semanas, los zoólogos de Chengdu se sorprendieron al notar que la mano de Pú Gong Ying, el oso que fuera sometido a la pornografía, ha desarrollado el llamado pulgar del pandas, una especie de sexto dedo, que es en realidad una deformación del hueso sesamoideo de la muñeca, y que fue objeto del ensayo del científico Stephen Jay Gould. Este dedo que utilizan para cortar y descortezar el bambú, su alimento habitual, ahora Pu Gong Ying, lo lleva una y otra vez a su pene, mientras mantiene los ojos cerrados, una y otra vez…


Las rayas de la cebra

Investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) y la Universidad de Eötvös (Hungría), llegaron a una conclusión revolucionaria respecto al por qué de las rayas de la cebra, explicación que dejaría atrás diecisiete hipótesis formuladas por los científicos con anterioridad, las cuales incluían, por ejemplo, el camuflaje y la confusión óptica que producía al depredador  la cebra en movimiento durante la huida del mismo. Las investigaciones, a través de ecografías realizadas a cebras en avanzado estado de gestación del Parque Nacional de Tsavo, en Kenya, dieron por resultado que el feto es negro. Las rayas blancas serían una mutación para evitar las dolorosas picaduras de los tábanos, que asolan las tropillas de cebras. Los tábanos, como se sabe, prefieren los colores oscuros para picar y de esta manera, al moverse, las cebras los desestimulan. El doctor en biología genética y arqueólogo, Max Lindgren, graduado por la Universidad de Estocolmo, llegó a unos particulares planteos sobre el origen de la cebra. Según su ensayo Zebra yesterday and today, una familia de pastores kikuyu fueron los primeros en producir ejemplares de cebra doméstica, unos diez mil años atrás. La misma se usaba para acarrear bultos y de esta manera ayudar a la economía familiar. Lindgren, sostiene a través de sus estudios, que la cebra por aquel entonces era negra o de un castaño muy subido, que sólo en contacto con las familias kikuyu mutó a rayas. Por aquel entonces, la constitución familiar de los kikuyu era poligámica, es decir, un hombre y varias esposas. No obstante, el jefe kikuyu –quien era el poseedor principal de los sementales de cebra y de las yeguas para parición- tenía una sola esposa, que debía cumplir el rol de varias, especialmente a través de los discursos femeninos. La esposa del jefe kikuyu, de nombre Fua, según consta en las antiguas crónicas orales del país, transcriptas al alemán por Josep Berlinger de la Universidad de Göttingen (Alemania), era la encargada de llevar las quejas de lo que ella creía ofensas del pueblo a su persona: había sido insultada por las siervas, maltratada por quienes criaban gallinas, vituperada por los cazadores, blanco de los chismes por parte de las mujeres kikuyu, incluidas la suegra, las cuñadas, las hermanas, las primas y las tías –objetos de devoción entre los kikuyu-, sin que el jefe kikuyu, su esposo, hiciera nada de nada, absolutamente nada para poner fin a todos sus pesares. Además, la mujer kikuyu, se quejaba de que cada día con su noche le dolía la cabeza, el vientre, los dientes, los dedos, la espina dorsal, el intestino delgado, los ojos, las rodillas, los pechos y la vagina endurecida a fuerza de no hacer el amor como a ella le hubiera gustado con el jefe kikuyu. El discurso de la queja de la esposa kikuyu comenzaba al caer el sol y podía durar toda la noche. El sitio donde se cumplía el ritual era junto al pequeño establo en que solían, los kikuyu, guarecer a las cebras. De aquí a que los fetos por nacer que oían el discurso de la esposa kikuyu incorporaran las rayas a su pelaje, hay un solo paso, explicó el doctor Max Lindgren quien a los pocos meses fue, lamentablemente, expulsado de la Universidad.



Más sobre Narradoras Argentinas


0 comentarios to “Patricia Suarez - ”

Publicar un comentario

 

Blog de Narradoras Argentinas Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger Templates